La revolución en la comunicación interna

la comunicación interna

 

De las comunicaciones unificadas a las comunicaciones sociales

 

En los últimos años, hemos sido testigos de un triple salto en la comunicación interna:  los inicios de la intranet estática, pasando por la intranet 2.0 hasta los albores de las Redes Sociales Corporativas (RRSSCC).

Desde aquellos días en que la Intranet era básicamente un tablón de anuncios corporativo no sólo ha llovido sino que han caído chuzos de punta. Ni un alma accedía salvo el informático, creador del website corporativo , y algunos empleados ingenuos que esperaban encontrar tesoros en un laberinto informático. Se trataba de un página web estática manejada con herramientas como Homesite, Dreamweaver o html básico.

La mejora en el diseño (look&feel), la navegación y la arquitectura de la información supuso una mejora en el front-end del website pero siguió sin lograr la popularidad necesaria para que los empleados vieran una oportunidad de mejora en la gestión de sus tareas diarias y en la comunicación con sus compañeros y la propia compañía.

A la vez que mejoraban los diseños y la navegación,  se perfilaba necesaria una dirección estratégica para el desarrollo y mejora de la intranet.

Las Intranets Corporativas se vislumbraban como herramientas necesarias y de un valor incalculable por algunos visionarios dentro de las compañías a pesar de que era denostada constantemente por los responsables y directores de departamentos y por los propios  empleados.

El motivo radicaba en:

  • No estaba enfocado en los empleados
  • Se percibía como un gasto y como un aumento de tareas diarias
  • El departamento de IT no estaba interesado ni se identificaba con los proyectos de Intranet
  • Los decisores no se apoyaban en ellas, utilizando otras herramientas y canales
  • Los responsables de los departamentos de IT, RRHH, Marketing y las unidades de negocio proponían ideas de mejora irrealistas que se convertían en objetivos difíciles de manejar y de llevar a cabo. Un esfuerzo intermitente que no lograba unificar criterios, desgastando a los componentes de la “comisión”
  • Los empleados no entendían ni su utilidad ni su potencial beneficio

Un nuevo salto tras la integración de los CMS supuso una notable mejoría en la percepción de las Intranets. Ya era posible crear contenido por y para todos desde los diferentes grupos de trabajo. La información estaba servida. Ahora bien, hubo que dar un paso más mejorando la experiencia del usuario a través de la personalización del acceso y localización de contenido.

Las empresas se dieron cuenta que los empleados necesitaban trabajar juntos y compartir conocimiento. El concepto de colaboración comenzó a entenderse en las compañías y los empleados acogieron unos más que otros de buen agrado esta nueva forma de trabajar. El concepto de software social empezaba a nacer, y las empresas levantaban el teléfono para contactar con agencias de comunicación en un deseo de saber cómo gestionar esta comunicación interna que se vislumbraba como inmanejable.

Continuaremos…

¡Buen fin de semana!

Imagen: Flickr Rafael Poveda